10 de agosto de 2010

¿Qué debes tener en cuenta antes de viajar a Japón?

Este post pretende ser una pequeña ayuda antes de que salga nuestro avión destino al conocido como el país del sol naciente. 

¿Porqué un previo para este destino?
  • Se trata de una cultura absolutamente diferente.
  • Costumbres muy diferentes que vale la pena entender y empezar a respetar.
  • No es fácil la comunicación una vez estamos allí no sólo por el hecho de que pocos japoneses hablan otro idioma que el propio, sino que además hay temas culturales que os vamos a comentar que dificultan mucho el entenderse y que más vale que conozcáis de antemano.
  • Hay aspectos que si no hemos tramitado bien desde el país de origen nos van a hacer arrepentirnos durante todo el viaje.
  • Porque así empezáis a tomar gusto por el país y seguro que os apetece como destino ;-)



Lo primero que debes hacer una vez tienes las fechas es comprar tu Japan Rail Pass que es un carnet o bono que te permite viajar por todo Japón, tomando los trenes normales, los shinkansen o trenes balas, los trenes nocturnos, etc. Sólo se puede comprar fuera de Japón, has de adquirirlo o vía agencia de viaje u on-line (hay varias maneras) y lo que te llega a casa es un resguardo que una vez llegas a Japón lo canjeas por tu carnet personalizado y ya te va a servir para viajar del aeropuerto hasta tu primer destino y va  a ser tu pequeño tesoro durante todo tu viaje. Cada vez que quieras tomar un tren, recuerda que puedes ir directamente a la estación y ya está, o bien puedes reservar previamente asiento en el tren para asegurarte que no tengas que ir de pie.
El tiempo empieza a contar una vez validado, por lo tanto vigila este aspecto. Por ejemplo si vas a estar unos cuantos días en Tokio y no vas a utilizar el tren, puede que no valga la pena validarlo hasta que te desplaces fuera de la ciudad.
No se te ocurra ir a hacer ruta por Japón sin el JRP, tu bolsillo no te lo perdonaría.



Japón es de los países más seguros del mundo. El motivo es una mezcla cultural, puesto que la honorabilidad en este país pesa mucho; económica, pues se trata de una potencia económica mundial y que además tiene una repartición bastante equitativa; y legal pues el castigo para un delincuente reincidente puede llegar a ser persuasivo.

El mayor problema que tendrás viajando a Japón será con el idioma. Aprender japones es algo difícil hasta para los japoneses, eso explica el bajo índice de personas que hablan otro idioma. Cuando ves  alguien que habla ingles tu sonrisa se ilumina y si encuentras a alguien que habla español (la cultura española es bastante apreciada) como nos pasó a nosotros con un profesor del Instituto Cervantes, piensa que es como un milagro.

Los japoneses quieren siempre ayudar, lo que combinado con la dificultad del idioma puede llevar a situaciones algo raras. No se sienten cómodos diciendo NO, por lo tanto si le preguntas a alguien por la calle donde está X sitio, se puede dar el caso que te ayude a buscar a un tercero que pueda ayudarte, o también se puede dar el caso que la respuesta sea que "quizás" sabe donde está el sitio. Si te encuentras con ésto último, pónselo fácil, simplemente agradece la ayuda y busca a otro candidato. 

Mirar de adaptarse es siempre un buen consejo para ir de manera respetuosa a cualquier país. En este caso saber dar las gracias (ARIGATOU), buenas tardes (KONNICHIWA), adiós (SAYONARA), salud (KAMPAI) puede hacer gracia a los locales y siempre os lo van a agradecer el intento. Además hacer una pequeña reverencia juntando las manos en señal de agradecimiento es incluso más fácil y veréis que es una práctica muy común.

El alojamiento no es especialmente barato en ninguna parte del país. Vale la pena que se lleve alguna idea previa y también tened en cuenta que el tamaño de las habitaciones no es super amplio, el espacio en Japón es un lujo. Opciones hay muchas, desde los hoteles normales, albergues juveniles al tradicional ryokan. Veréis que el hecho de descalzarse para entrar a la habitación es algo habitual. Os recomendamos que probéis al menos una noche el dormir en una capsula, es una experiencia que sólo aquí vais a tener la opción de vivir.


La comida es muy variada y sana, si no has probado nunca la comida japonesa es muy recomendable ir a algún restaurante japonés en tu país para tener alguna idea. Conocemos el pescado y arroz, pero las sopas y las carnes son también muy buenas. El té verde japones es realmente amargo, lo vais a encontrar por todos sitios (puaj!!!!). Algo que va de maravilla y que tenemos que agradecer a la practicidad japonesa su existencia, es que en muchos restaurantes como son conscientes de la dificultad para comunicarse con el turista, te ponen unas maquetas de los platos hechas de poliespan...es super práctico y de una ayuda brutal!!!


Vale la pena informarse sobre algunas costumbres, como por ejemplo que comen la sopa con palillos y sorbiendo (para nosotros algo extraño), que los onsen o baños suelen estar divididos por sexo y que hay un ritual antes de usarlos que conviene saber antes de usarlos (ahora os damos unas pistas), que las muestras de afecto demasiado efusivas pueden resultar extrañas a los japoneses (esto está cambiando mucho), que Japón es un referente de la moda veréis de TODO lo malo serán los precios (hablaremos en algún post también de las tribus urbanas de Tokio) y eso mezclado con los trajes tradicionales que al principio os llamarán la atención, que el anime y el manga es casi otra religión que os va a sorprender



Para usar de manera correcta un onsen o ofuro y evitar quedarse a cuadros si entras a uno por primera vez, te diremos que primero hay que ducharse fuera, donde veréis que hay unos taburetes para sentaros, poner el agua de la ducha os enjabonáis y aclaráis siempre fuera. Cuando ya estáis limpitos, entonces se entra a la bañera llena de agua super caliente. Lo normal es estar sobre unos 45 minutos y relajarse bien. En alguna ocasión os van a dar una pequeña toalla, es para ponerla en la cabeza y así ir refrescando la temperatura de vuestro cuerpo. 
Para la gente que lleve tatuajes, es recomendable que se tapen de alguna manera. En Japón los tatuajes son símbolo de pertenecer a la yakuza, no es algo tan común como la reciente moda europea.


Algunas frikadas que no te puedes perder en Japón será ir a una tienda manga y ver sus interminables plantas, perderte en alguna zona tecnológica y descubrir que hay mucho por ver pero que los precios no son tan baratos, ir a un Meido Café en Tokio y alucinar con las camareras (mira la entrada de la ciudad de Tokio AQUI), ir a un karaoke y ver como es la noche japonesa, ponerte ciego de sushi en el mercado de Kioto, ir a Gion a ver si con suerte ves alguna geisha real, ir a la subasta del atún del famosísimo mercado Tsukiji (lo siento, el día que hablemos de Tokio lo ampliaremos, pero a riesgo de que alguien nos critique NO lo recomendamos en absoluto), dormir en una capsula, pararte en el famoso cruce de Shibuya de Tokio y admirar como pasa la gente, y seguro que encontramos muchas más a las que no os vais a resistir.


El dinero en Japón es de fácil gastar, no es un país barato y que lo encuentres más o menos depende mucho del tipo de cambio. Cuando fuimos nosotros estaba altito, así que nos pareció caro en general. La moneda es el yen y en la mayoría de comercios y bares te van a pedir que pagues en efectivo. La tarjeta se reserva para hoteles. Puedes cambiar en  los abundantes 7eleven que vas a encontrar.
Recomendable llevar monedas, el país está plagado de máquinas de bebida y también de restaurantes de comida rápida donde sacas ticket previo también en máquina.


Otra pregunta del millón es cuando ir. La respuesta es difícil, ir en verano implica pasar una calor horrible con una humedad aún peor (pronto veréis que la gente lleva unas toallas pequeñas en la nuca y os vais a adaptar a esa moda, se trata de ir mojándola para así refrescarte, o bien llevar el paraguas para resguardarte del sol). Por contra el verano te ofrece la opción de hacer una ascensión al Monte Fuji y eso sólo lo podrás hacer en esta época. Por lo tanto depende de lo que quieras hacer, toma tu elección.


La diferencia horaria entre España y Japón es de 8 horas, tenlo en cuenta a la hora de elegir tu llegada para poder adaptarte lo antes posible y sufrir el mínimo jet jag.

No hay comentarios:

Publicar un comentario