14 de noviembre de 2014

Visita rápida a Valencia, ¿qué ver?

Valencia era una de esas grandes desconocidas en mi caso, sabía bien poquito de ella, pero la gente me había hablado bien así que tocaba una visita para tomar contacto. Se trata de una ciudad asequible para recorrer en cuatro días, así que una escapadita no está nada mal. Os dejo algunas referencias que seguro son ampliables puesto que el tiempo fue escaso, se basa solamente en la ciudad y me consta que los alrededores tienen puntos que valen la pena, pero siempre hay que dejar algo para volver, el propósito del próximo año es visitar las fallas, que ya van añitos queriendo ir, así que ya os contaré.


Valencia esencial: el centro histórico

La Ciutat Vella reúne la mayor parte de edificios históricos de la ciudad que combinan de manera armónica con plazas, tiendas y otros edificios más vanguardistas.



El epicentro seria la Plaza de la Reina, donde se encuentra la Catedral gótica de Valencia y su Torre del Miguelete, uno de los símbolos de la ciudad.


No dejéis de tomaros una horchata con fartons en la increíble Horchatería Santa Catalina , para mi de las mejores que he bebido en mi vida...y han sido unas cuantas!!! He notado con esto de la horchata una cosa, no se si puede decirse que esto es una de las reglas de la vida, pero durante años he visto que hay dos grupos sobre el tema horchata: la gente que la adora y los que les da asco, parece que no hay término medio!!! Yo soy del grupo 1


En la Plaza del Mercado se encuentra la Lonja de la Seda, otro de los edificios míticos de la ciudad. Y como no, visitar el Mercado Central de Valencia, yo como adicta a visitar este tipo de edificios no me lo perdí, por los alrededores hay varios sitios para picar, justo en la salida hay unos puestos muy concurridos que tienen tapas a todas horas, acompañadas de una caña os sentaran fenomenal.


Para bajar un poco los fartons o las tapas y hacer hambre para la comida callejear por las calles que veréis repletas de ambiente, bares con sus animadas terrazas y mucha gente. Podéis llegar hasta las Torres de Serranos, que es una de las 12 puertas que custodiaban la antigua muralla cristiana de Valencia, se puede acceder a la parte superior pagando la entrada de 2€.

Justo en el extremo opuesto, cruzando nuevamente el centro, tenéis el Ayuntamiento y el próximo edificio de Correos. Recorred las calles de la Rivera, San Pablo, etc para ver sus bares. Justo en la calle de la Ribera es donde estaba nuestro hostal (Hostal R. Alicante) muy recomendable como opción bastante económica para dormir en la ciudad y la gente que lo lleva desde este 2014 está haciendo un excelente trabajo remodelándolo.


Si lo que apetece es bullicio o ir de compras no os perdáis el recorrido por la Calle Colón, allí podréis encontrar de todo un poco.

Camino hacia el futuro: el Paseo de la Alameda

Este paseo era el antiguo acceso al Palacio Real de Valencia desde el mar, actualmente la ruta es un paseo ajardinado, por donde caminar y una buena manera de llegar a pie hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias. 
Iniciamos la ruta en el Puente de la Exposición, o como se lo conoce popularmente debido a su forma Puente de la Peineta, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, en acero y descansando sobre un único punto en forma de viga.
Seguimos bajando por el paseo y a mano izquierda nos quedará el Palau de la Música donde se realizan diversas actividades durante todo el año.


Continuamos hasta llegar al Palau de les Arts Reina Sofia, también obra del valenciano Calatrava; consta de 4 salas cada una con diferente capacidad y destinada a diferentes eventos.


Seguidamente vemos el espectacular Hemisfèric, representa un ojo humano que sería el ojo de la sabiduría (con la pasta que gastaron aquí con el famoso arquitecto no se yo si fue muy sabio el tema). Aquí se proyectan audiovisuales en una cubierta ovoide de más de 100 metros de longitud, se trata de la sala más grande de toda España. Está rodeado por un estanque de 24.000 metros cuadrados con agua que rodea toda la estructura y aquí justo es la llegada de la famosa maratón de Valencia, una emoción especial con este entorno.


A continuación está el Museo de las Ciencias Principe Felipe (ahora ya rey!!!!) , donde explican todo sobre la evolución de la vida de una manera muy didáctica e interactiva, veréis que la norma aquí es prohibido no tocar, no sentir, no pensar. 


Pasad por el Umbracle de la Ciudad de las Artes, que es un mirador ajardinado de más de 17.500 metros cuadrados desde el que se ven todos los edificios de la zona.


Por último se llega al edificio del Oceanográfico de Valencia, el mayor acuario de Europa. No os puedo decir porque no lo visité, lo guardo para la próxima estancia, pero tiene una fama que le precede.

Nos vamos a la playa: la mejor paella.


Uno no puede marcharse de Valencia sin comer la mejor paella valenciana. Por la ciudad vais a ir encontrando paellas, de todos los gustos.
La paella valenciana se caracteriza por ser con poco grosor que es lo que hace que el arroz tenga el punto característico y luego hay varias clases desde la de verduras, la que lleva pescado o la del senyoret (todo peladito y puesto listo para comer, sin esfuerzo ninguno)

Os dejo uno de los mejores lugares para comer una típica paella Casa Carmela, que llevan haciendo paellas al fuego de leña desde 1922 (necesario reserva previa)


Allí la paella se come como marca la tradición, te pondrán la paella en  mitad de la mesa, te darán una cuchara de palo individual y a empezar a comer de la propia paella. Si quieres plato te lo proporcionan, pero ya que estás déjate llevar por la tradición, no?

Para llegar debes coger el metro Linea 4 o Linea 6 hasta la estación de Eugenia Viñes, ahí tienes que caminar un rato o bien tomar un taxi hasta el propio restaurante. 

1 comentario:

  1. Post dedicado a mis compis Carlos, Ana, el maratoniano Felix y super Mateo...os quiero!!!

    ResponderEliminar