10 de mayo de 2012

Mi pequeña Holanda

Holanda o el nombre oficial que sería Países Bajos, es mucho más que Amsterdam, que el cannabis legal y los coffee shops, que los tulipanes y los zuecos de madera. Holanda tiene curiosidades como:
  • el 26% del país está por debajo del nivel del mar.
  • hay más o menos 1000 molinos tradicionales que todavía funcionan.
  • tiene 29.000 kilómetros de carril bici.
  • Amsterdam es la capital del país pero el gobierno se encuentra en La Haya.
  • Rotterdam posee uno de los mayores puertos del mundo.
  • se comen arenques crudos con cebollas en puestos callejeros.
  • los horarios comerciales son hasta las seis máximo.
  • en muchos supermercados no aceptan tarjetas, a no ser las tarjetas monedero propias.
  • el país cuenta con la concentración más alta de museos del mundo.

Bueno, son sólo algunos datos (menos llamativos que los coffee shops) que vale la pena  experimentar y esperamos que alguno de ellos o lo que leáis a continuación os ayuden a tener ganas de conocer más cosas del país.

Como siempre empezamos con la ruta realizada, en nuestro caso la base de operaciones era en Delft (más adelante os hablamos de la ciudad, pero ya os adelantamos que es uno de los sitios a visitar por muchos motivos).





Como veis la ruta está centrada en la zona nord oeste, cercana a la ciudad de Delft. En todo caso conducir por Holanda es muy sencillo, dispone de gran número de carreteras y autopistas muy bien indicadas. Sólo es necesario vigilar pues son estrictos en las normas de velocidad y tienen un control importante para que las respetes.
La mejor época del año para ir a hacer ruta seria primavera, por clima y por paisaje. En verano también es agradable aunque algo más caro. En invierno el paisaje es precioso, la decoración de Navidad es espectacular, pero nada indicado para conducir y menos para inexpertos en condiciones de hielo y nieve. Recordad que tiene múltiples canales que pueden ser peligrosos para un conductor que no domine su vehículo.

Delft
Es una ciudad pequeña, con el centro repleto de canales y calles adoquinadas que le ha dado el sobrenombre de la pequeña Amsterdam, mucho más tranquila. Conocida principalmente por su típica cerámica y sus azulejos; una importante Universidad Técnica y también por ser la ciudad donde se entierran a los Reyes holandeses.


Para empezar a conocer la ciudad, la mejor opción es ir al centro, recorrer el canal Oude Delft, con mansiones señoriales y antigua arquitectura holandesa. También nos encontramos con la Oude Kerk, la vieja iglesia con la torre inclinada de su campanario, vitrales coloridos y algunos mausoleos. La entrada es conjunta para la iglesia vieja y la nueva que se encuentra no muy lejos.


En esta misma calle está el Museo Lambert Van Meerten, dedicado a la típica cerámica azul de la ciudad con azulejos y piezas de porcelana. Si os interesa el tema también se puede visitar la Real Fábrica de la Cerámica que empezó a funcionar sobre 1650.
Callejeando llegamos a la Plaza del Mercado donde encontramos varios cafés y restaurantes donde podemos tomar un descanso, o bien continuar con la visita a dos edificios más : la Iglesia Nueva o Nieuwe Kerk y el Ayuntamiento.


La Nieuwe Kerk tiene una torre de 108 metros de altura, es la segunda torre más alta de Holanda y se puede acceder a ella por unas escaleras En el interior de la iglesia reposan los restos de los reyes holandeses y se realizan varias ceremonias nacionales, aunque no son visitables.


Hay una zona de ocio que también os recomendamos, es la famosa Plaza de la Vaca, donde antiguamente se comerciaba con ganado. Es un buen sitio para encontrar algunos restaurantes interesantes o tomar unas cervezas en el Billy Bear. Si vais en invierno, es también un sitio animado donde montan una pista de hielo y donde se puede tomar el típico Blue Wine.

Amsterdam
La ciudad es de las capitales del norte de Europa con mayor atractivo y mayor diversidad de opciones de ocio, culturales, belleza arquitectónica, tolerancia y libertad.
El tamaño de la ciudad es asequible para recorrerlo en cualquiera de las opciones que nos ofrece, bien sea en transporte público con sus lineas de bus o de tranvía; bien sea alquilando unas bicicletas y siguiendo los carriles bici (recordad que las bicicletas tienen preferencia en Holanda, por delante de cualquier otro vehículo)
La diversidad cultural la notareis nada más llegar a la ciudad y también la libertad que hablábamos, existen los coffe shops específicos para fumar hierba con incluso cartas para elegir, donde locales se mezclan con turistas a los que el tema les resulta novedoso. La prostitución también está legalizada y regulada y el Barrio Rojo de la ciudad es una muestra de ello.
Para visitar la ciudad podéis dirigiros a la Oficina de Turismo (largas colas!!!) y comprar la Amsterdam Pass, que puede ser para 1, 2 ó 3 días y ofrece transporte ilimitado y la entrada a la mayoría de museos y lugares de interés. Además ofrece una guía bastante completa para ayudarte a tu visita a la ciudad.
Si queréis un entrante para situaros, os recomendamos la visita gratuita que ofrecen los amigos de Sandeman's es una buena opción para situarnos y elegir lo que queremos ir viendo.
Si nos situamos en la Estación de Tren, los canales se van extendiendo delante nuestro organizándose de manera similar a una tela de araña, es un buen lugar para iniciar la visita.


Recordad que los canales son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que en total hay más de 1000 puentes y más de 75 kilómetros de canales, lo que queremos decir con ello es que la mejor opción es dejarse llevar y perderse por la callejuelas de la ciudad, perderse es imposible pues llegas al agua del siguiente canal y ya estás situado.


Una opción para empezar la visita de la ciudad es tomar el tranvía número 2 o el 5 en la calle Nieuweizijds Vooorburgwal (justo delante de la estación) e ir hacia la zona donde se encuentran buena parte de los museos. Hay mucha oferta, pero quizá vale la pena destacar el Rijksmuseum, el mayor del país y considerado uno de las mejores pinacotecas del mundo. Otro de los imprescindibles seria el Museo Van Gogh que sería el museo más visitado de la ciudad y que concentra muchas de las obras más conocidas del pintor.
Si se camina por la calle Van Baerlestraat (perpendicular al parque) llegamos a la calle Roemer Visscherstraat. En esta calle en los números del 20 al 32 encontramos 7 casas que reflejan los estilos arquitectónicos del siglo XIX de 7 países europeos diferentes: Alemania (20), Francia (22), España (24), Italia (26), Rusia (28), Holanda (30) e Inglaterra (32)
En la misma zona se encuentran las famosas letras I amsterdam (ojo que en ocasiones las mueven de ubicación, preguntar en la oficina de turismo para asegurarnos)


Después de visitar esta zona os recomendamos dirigiros hacia el centro, si es la hora de comer podéis encontrar opciones de comida rápida o varios restaurantes con buenas terrazas donde se puede continuar disfrutando del ambiente de la ciudad.
Ir en bus o tranvía hasta el Bloemenmarkt y allí olvidarse ya del transporte público por un buen rato. De allí ir paseando por las calles laterales a los canales, veréis la belleza de las fachadas muchas de ellas estrechas pero casi siempre con gente que saca su pequeña mesa a la entrada para disfrutar del sol junto con algo para picar y una copa de vino. También los pequeños barcos, donde los locales disfrutan de tomar algo mientras navegan por algún canal, también podréis ver alguna celebración de cumpleaños, despedida de soltero o cualquier otra excusa que se celebra en barcos para la ocasión.
Acercarse hasta la animada Plaza Dam donde además de animación y restaurantes encontramos el Koninklijk Paleis, diseñado para albergar al Ayuntamiento. También está la Nieuwe Kerk que en tres ocasiones ha sido quemada pero nuevamente reconstruida y es aquí donde se coronan a los reyes del país.
Está el famoso Nationaal Monument que es un obelisco en recuerdo a la liberación de la ocupación alemana en la II Guerra Mundial. También se puede ver la impresionante fachada de la antigua Oficina de Correos que hoy ha quedado como centro comercial.


No muy lejos, atravesando unos 3 canales por Raadhuisstraat, llegamos a la Casa Museo de Ana Frank, todas las ocasiones que hemos visitado la ciudad, la cola para entrar aquí es impresionante. Por lo tanto os recomendamos mirar de reservar por internet a una hora concreta y así agilizar algo el tema. Aún con cola, el lugar merece la pena. Se trata de la casa donde la niña judía escribió su famoso diario mientras ella, su familia y cuatro personas más se escondían de los nazis en el desván de esta vivienda.
Si no habéis leído el libro, es muy recomendable. No es sólo un diario triste, sino también un canto a la libertad.
La casa es impactante, se ha reconstruido según las descripciones recogidas en el diario (recuperado gracias al padre de Ana)

" Una y otra vez me pregunto si no habría sido mejor para todos que en lugar de escondernos ya estuviéramos muertos y no tuviéramos que pasar por esta pesadilla, y sobretodo que no comprometiéramos a los demás. Pero también esa idea me estremece, todavía amamos la vida, aún no hemos olvidado la voz de la Naturaleza, aún tenemos esperanzas, esperanzas de que todo salga bien"



Aprovechando que estamos en esta zona se puede bajar por el Prinsengracht, hasta llegar a la Casa Museo Flotante donde podéis ver como es una de las casas que se encuentran en los canales. Quién piense que es una forma barata de vivir en la ciudad, que se vaya olvidando. Antiguamente sí que nacieron como la alternativa barata a tener una vivienda normal, pero ahora es algo más bohemio y mucho más costoso.


Otro punto a visitar seria el Barrio Rojo, aquí se puede optar por ir ya de noche donde veremos los escaparates de las prostitutas, los múltiples pubs de la zona y el ambiente. No es nada peligroso, si que es fácil que os ofrezcan comprar droga, pero pensad que las calles están llenas de turistas y muy vigiladas. Hemos de tener especial cuidado con el tema foto, está absolutamente prohibido hacer fotos a los escaparates y las prostitutas, os jugáis que un armario de hombre os venga a borrar las fotos con una monumental bronca o, incluso peor, que vuestra cámara acabe en el fondo del canal.
La zona se sitúa entre el Oudezijds Voorburgwal y el Oudezijds Achterburgwal  además de las mujeres de distintas razas y edades situadas detrás de escaparates e iluminadas por focos rojos, podemos admirar la arquitectura dado que es la zona más antigua de la ciudad.


Nos quedaría indicaros algunos puntos interesantes para poder observar la ciudad desde las alturas. Por un lado desde lo alto del Museo de la Ciencia NEMO situado cerca de la estación. También se pueden ver desde la terraza del Hotel Okura, en la zona denominada como De Pijp. Y como última opción seria subiendo a la Iglesia Westerkerk.
Para ver la vida de la ciudad también se puede optar por ir a alguno de sus grandes mercados , como el AlbertCuy Market o el Mercado Waterlooplein.
Como colofón final, hay diversos barcos que os pueden hacer un recorrido por algunos de los canales de la ciudad, vale la pena relajarse y disfrutar del trayecto.

Utrecht
Nosotros fuimos hasta aquí sólo para ver la increíble Rietveld-SchöderHuis, considerada Patrimonio de la Humanidad por Unesco. Es increíble pensar que se terminó en 1924, pues podría ser una casa contemporánea. Ver como se organizaba la casa, de una manera absolutamente práctica, como usaba los colores primarios para crear ambientes y como realizaba las separaciones, es algo muy entretenido.
La ciudad tiene otros encantos, pero no os podemos explicar de primera mano puesto que no los conocemos.
La mejor manera de desplazarse seria o en coche o  bien en tren.


Rótterdam
La ciudad tiene muchos encantos, desde ser el puerto más grande de Europa donde más mercancías llegan (si tomáis el barco Spido os hará un recorrido que ayuda a ver la magnitud del tema), una ciudad moderna con edificaciones que os van a sorprender, una ciudad universitaria con variedad de ocio, una ciudad amplia y organizada.
La ciudad es para hacerse caminando, la opción elegida por nosotros, o bien en bicicleta.

Se puede empezar la ruta por el primer edificio que nos va  a impactar, la Estación Central. Nada más salir veremos los edificios de oficinas, algunos de ellos míticos de la ciudad como el Rascacielos de Nationale Nederlanden con sus 152 metros de altura. Las calles que siguen tambíén estan llenas de edificios singulares, así que preparad la cámara y la mirada.
Bajando hacia el puerto por Karel Doormanstraat, nos encontramos con diversas torres, las famosas grúas y calles a los lados que no debemos perdernos. Estamos en el centro de la ciudad, en la zona más concurrida por peatones.
Podríamos ir hacia Laurenskerk, la calle perpendicular es donde realizan el mercado matutino, se trata de un mercado de ropa y comida donde comprar o dar una vuelta.
Bajando nuevamente hacia el puerto, llegamos a las increíbles Casas Cúbicas y la Torre Lápiz. Las casas son de los grandes ejemplos de la innovadora arquitectura de la ciudad, hay una casa museo que se puede visitar.


Sorprenderá el aprovechamiento del espacio y la sensación de mirar por las ventanas y ver que todo está bien alineado, al verlas por fuera pareciera que en ocasiones tengas que situarte boca abajo.


De ahí se puede bajar al Oude Haven, con algún barco antiguo anclado que recuerda que hace un tiempo esto fue el antiguo puerto de la ciudad. Ahora los antiguos malecones se han reconvertido en zonas de bares  y restaurantes con terrazas donde tomar algo.


De ahí la mejor opción es caminar por el amplio Paseo Marítimo, lleno de gente corriendo, bicicletas y en algunas zonas los mástiles que sujetan las banderas de múltiples países. Llegamos al final al Puente Erasmus con 800 metros de largo y que ofrece la imagen de un gran cisne según su arquitecto. Se puede atravesar e ir al otro lado de la ciudad donde también hay algunos edificios peculiares y desde donde también se puede coger el ferry Spido.

Kinderdijk
Viajando en coche tenemos opción de ir a la zona sureste de la ciudad de Rótterdam, a Kinderdijk, zona famosa por tener 19 molinos (Patrimonio Humanidad de la Unesco) y por tanto ser la mejor zona del país para ver estas típicos artilugios holandeses. Estén en excelentes condiciones, la mayoría son del s. XVIII
El control del agua en el país es vital, buenas parte del país esta por debajo del nivel del mar. Aquí se observa la tenacidad y el ingenio de los holandeses por controlar ese tema, como conseguir llevar el agua de un lado al otro con la ayuda de los molinos de viento.


Para ver los molinos por dentro es necesario informarse, pues depende de que época del año sea abren unos días u otros. Los meses de julio y agosto, si se va en fin de semana, los molinos están abiertos y además en funcionamiento.

La Haya
La capital política-administrativa del país. Aquí encontramos el Parlamento, las embajadas, está el Tribunal Internacional de Justicia y es donde vive la familia real holandesa.
El turismo aquí en nuestro caso se basó de manera exclusiva en Madurodam que es una Holanda en miniatura hecha con una calidad impresionante. Podemos encontrar en escala los principales monumentos y demás sitios de interés de Holanda.


Keukenhof
No se trata de una ciudad, sino de una zona altamente recomendable de visitar si vamos en la época de primavera.  Se trata de un parque de 32 hectáreas abierto en los meses de abril y mayo, donde se plantan más de 7 millones de bulbos florales al año. Los alrededores del lugar nos dan la oportunidad de ver extensos campos de tulipanes, separados por colores....increíble!!!


El parque tiene varias zonas, vemos tulipanes de todos los colores, exposiciones sobre nuevas flores creadas a partir de la mezcla de varias, una zona de orquídeas donde vemos desde la más diminuta a exposiciones decorativas de flores.




VER MÁS FOTOS DE ESTE VIAJE AQUI

No hay comentarios:

Publicar un comentario