6 de noviembre de 2009

Viajar por Tailandia de mochila

Hay viajes que te dejan huella, que los recuerdas pasado el tiempo con una sonrisa en la boca y con cara de idiota pensando en alguna de las anécdotas que visite, la gente que conociste, personas con quien compartiste la aventura o la música que sonaba y sonaba en esos días...y en esos días me cansé de cantar y bailar:






Tengo varios de esos viajes: Marruecos por ser mi primer viaje "exótico" cuando tenía unos 18 añitos (todavía no os he hablado de él, tengo que volver para recordar), Jordania por ser el primer viaje que hice sola, el Camino de Santiago por todo lo que me trajo a nivel personal y como no, Tailandia porque vi cosas que me encantaron, porque la gente y el ambiente allí es genial, porque me reí tanto y tan fuerte que me dolía la mandíbula de hacerlo, porque el país tiene todo lo necesario para hacer un gran viaje y poder repetir la aventura sin necesidad de que las vivencias o lugares sean los mismos tantas veces como quieras.

Este viaje siempre tendrá sabor a Pad Thai, a arroz, a cerveza Shinga, a The Black Eyed Peas, a elefante echando agua y elefante caminando por mirad de la calle de la ciudad, a camisetas repetidas, a subir a un escenario para cantar La Bamba porque ahí estábamos las que dominábamos el español, a cubos con hielo y ron, a trekking, a Jully Guest House, a argentino, a masajes diarios con aceites/tailandeses/de piernas....por unos euros que pagaría cada uno de los 23 días que estuve ahí,  a las posturas del buda con risas y también a mi amiga Rocio con quien tuve el placer de organizar, vivir, disfrutar y recordar el viaje....dedicado para ti ;-)

Os hago una pequeña introducción sobre la ruta, cosas de interés, los "must" y luego entramos en materia. ¿Me acompañáis por esta maravillosa aventura?



Volamos desde Barcelona a Bangkok con la compañía KLM que era la que nos iba mejor tanto en horarios como precios, pasando por Amsterdam lo único que tienes que tener en cuenta son las dimensiones del aeropuerto holandés para poder llegar bien a tu puerta de embarque. De ahí fuimos directamente a Bangkok (ver post de la ciudad AQUÍ), donde después de unos cuantos controles nos fuimos a la parada de buses para coger el AE 2 que te lleva directo a KhaoSan Road, la calle mochilera por excelencia donde podéis mirar alojamiento sin problema (no os indico el nuestro porque no era ya demasiado recomendable en esa época).
Si vuestro estilo no es la mochila, tranquilos, en Bangkok hay oferta para todo, los barrios de Silon o Lumpini, disponen de hoteles de las principales cadenas que seguro conocéis.


Después de unos días en la ciudad (esta si que es una de las ciudades que no duerme) nos vamos en un tren que ya os comentaré hacia Ayutthaya (enlaza AQUÍ con el post sobre esta zona), la ciudad de los templos, donde coger un tuk-tuk (si he dicho la frase prohibida que muchas guías te recomiendan no hacer!!!) o bien alquilar una bicicleta es una buena opción si quieres llegar a varios sitios. Al norte del país existe también las ruinas de Sukhotai, en mi caso no os puedo decir porque hay mucho por ver y nos conformamos con uno de los enclaves del país.


Desde Bangkok volamos a Chiang Mai con la línea de bajo coste One-Two-Go desde el aeropuerto de vuelos domésticos de Donmueang. Esta zona del norte para mi es algo que no puedes perderte, no te hablaré del famoso triangulo del oro con sus mujeres jirafa puesto que me parece que poco favor hacemos manteniendo las visitas de turistas a esas pobres mujeres. Te hablaré de la ciudad, de sus montañas, de sus templos, de su mercado nocturno, de sus paisajes espectaculares, de las Guest Houses, de hacer trekking, de sus masajes...porque si algo vas a hacer en Tailandia va a ser también dejarte mimar el cuerpo. (Sigue este el enlace AQUÍ)



Tras unos días espectaculares nos vamos a las playas, decidimos primero ir a la isla de Kho Pha Ngan, incansable, juerguista, playera, canalla, divertida, desfasada hasta el punto que tu elijas o le permitas. Para llegar tomamos un avión de la compañía Bangkok Airlines que nos lleva a  Kho Samui y de ahí tomamos el ferry hasta la isla vecina. (Detalles de las islas AQUÍ)


No podemos acabar el viaje sin visitar las islas Phi Phi, un ferry de la compañía Sea Luxury nos lleva hasta este destino donde el paisaje es maravilloso pero en algunas partes aterrador pues no hace el suficiente tiempo para que no queden huellas del desastre que causó el tsunami en esta zona, las indicaciones te lo recuerdan , así como alguna que otra fotografía y algunas montañas de desechos que mantienen entre rejas con el fin de ir eliminando poco a poco. (No te pierdas AQUÍ este tramo del viaje)


Ahora ya tienes el detalle, sólo falta que sigas acompañándonos en este viaje por cada una de sus partes, ninguna de ella te va a decepcionar.

Otros apuntes viajeros sobre Tailandia:

Su moneda es el bath, es MUY fácil poder cambiar en cualquier lugar euros por la propia moneda. De hecho en muchos lugares aceptan euros o dolares, pero siempre es mejor llevar algo de moneda autóctona para pequeños puestos. Como os digo no tendréis problema para cambiar en ningún lugar.

Los precios en Tailandia son bajos en comparación a España, realmente es un país muy económico en cuanto a servicios, compras (la moda es excelente, no os perdáis las entradas de Bangkok y Chang Mai para saber donde comprar), transporte, etc.

La comida es exquisita, tienes todo tipo de restaurantes y de todos los niveles. Date caprichos en excelentes restaurantes que te podrás permitir y si te apetece no dejes de probar la comida callejera, para mi una delicia. (ya os comento en la entrada de las Phi Phi donde he comido los mejores Pad Thai de toda mi vida, si lo pienso aún salivo)

La gente es muy amable, se les conoce como la sonrisa de Asia y no tardaréis en descubrir que es así. Valoran mucho al turista y lo cuidan, además no se trata de un país peligroso, nos movíamos solas por todos lados y no había ninguna sensación extraña. Eso si, siempre intenta cumplir unas precauciones básicas por lo que pueda pasar y siempre ser respetuoso (para ellos los ojos redondos o "farangs" que van a su país a beber, ligar y desfasarse son algo poco apreciado). Vigilar con los estirones de bolso (motociclistas), con los timos de los taxistas que mejor evitar tomando taxis SIEMPRE con taxímetro y evitar conflictos porque un tailandés enfadado es raro de ver, pero como llegues a eso es un problema seguro.

Moverte en tuk-tuk está desaconsejado en muchas guías y foros. Yo lo hice y fue genial. Sí que es verdad que es recomendable pactar los sitios que quieres ir y el precio previamente; y también es verdad que suelen tener trato con tiendas donde quieren llevar a los turistas para que el dueño le de una comisión. En nuestro caso en Bangkok el conductor fue sincero al explicarlo y le dijimos que nos llevara que así él se ganaba unos vales de gasolina por llevarnos; nos lo tomamos como algo más que hacer, no teníamos intención de comprar y no lo hicimos pero el hombre nos lo agradeció muchísimo y nos llevó a otros lugares que no pensábamos ir para enseñarnos algo más de la ciudad. En el norte también lo usamos sin problema y nos sirvió como opción rápida para ir al aeropuerto.

El clima es tan insoportable como agradable, depende de donde estés tu. La humedad de la ciudad es molesta pero la calor de las islas es una maravilla para un bañito. Así que como siempre todo es relativo. Esto también depende de la época del año, mira bien los meses lluviosos pues puede llegar a ser un engorro.

La religión se deja notar en la gran cantidad de templos y en los habitantes. A mi particularmente el budismo me parece una religión mucho más abierta que otras; la gente participa más, los elementos forman parte de la religión, puedes observar los actos sin ese halo de estar haciendo algo prohibido todo el tiempo, los turistas de otras religiones son del todo bienvenidos.

El transporte es excelente, trenes día y noche, varias lineas aéreas incluidas las low cost, ferrys para las islas. Y una ventaja, si vas a pasar unos días no demasiado organizados con antelación, es que en cualquiera de los destinos que menciono tienes agencias para poder reservar un vuelo, un tren, un ferry o lo que sea, sin un elevado coste y del todo fiable (hay muchas que también te permiten comparar o buscar alternativas)

Es recomendable que mires las vacunas necesarias para visitar el país, hay varias pero puesto que varían lo mejor es que siempre consultes al departamento de vacunación internacional de tu ciudad.

Sobre deportes, en Tailandia tienes una gran cantidad de opciones: un trekking por la montaña, submarinismo  (para obtener el titulo puedes hacer una estancia en Kho Tao, o también en las Phi Phi; hay personal que habla diferentes idiomas, de hecho mucha gente extranjera obtiene trabajo en estas zonas), snorkel, etc.

Tailandia es un país, por desgracia, famoso por su turismo sexual. No os costará nada ver ni lady boys, ni prostitutas con atuendo de colegialas, ni prostitutos para las opciones femeninas o gays, ni anuncio de shows de varios tipos. Cada uno sabe lo que hace, en mi opinión participar de ello es fomentarlo y colaborar para que esa opción sea una salida para muchas niñas o medio niñas. El turismo ha de ser responsable y no porque algo exista es sinónimo que debe consumirse.

Otro tema peliagudo es la prohibición absoluta de consumo de drogas para los extranjeros, es un tema MUY serio puesto que los problemas que puede acarrear no son pequeños. En algunas zonas las populares fiestas playeras, fiestas en los propios bungalows, etc; traen más de una mala experiencia no sólo a nivel personal sino también jurídico. La diversión debe saber controlarse para que no se convierta en lo contrario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario